Deja un comentario



cursor

Frases

Frase Animal De La Semana

"Sabias que el 70% de los PERROS y Gatos del MUNDO son CALLEJEROS..?Con tanta poblacion callejera, todavia piensas en comprar uno de raza..?No presumas tener uno de raza, PRESUME HABER ADOPTADO AL QUE TE NECESITABA!!!!!!"

domingo, 19 de agosto de 2012

QUE NO DEBEN COMER LOS GATOS


Existen dos clases de alimentos peligrosos para felinos:  

Inmediatamente nocivos
En esta lista están incluidos aquellos que contengan huesos o espinas, ya que estos suelen clavarse en el tracto intestinal y las traqueas de nuestro gato. Por ello, es recomendable evitar todo tipo de carnes con huesos, pescados con espinas y las peligrosas menudencias de pollo. Siempre debemos revisar la comida de nuestra mascota antes de servirla, con el fin de evitar que resulten dañados al ingerirlas. Lo mismo sucede con los tamaños de los trozos de las comidas. Es recomendable cortar los alimentos como carnes, pollos y demás en trozos pequeños, teniendo en cuenta el tamaño de la boca de nuestro gato.  

Dañinos a largo plazo
Son los alimentos que mediante su ingestión contínua pueden ocasionarle problemas de salud a largo plazo. Aquí encontramos el chocolate, la cebolla, líquidos que contengan alcohol, comidas con grasas y el ajo. El gato es un carnívoro estricto y no debe comer otras cosas que no sean pienso seco, carnes o pescados, si es posible ya preparadas para ellos. Las comidas con grasas provocarán en el animal un sobrepeso que pueden crear tapones en las arterias y ocasionarle problemas cardíacos y circulatorios. En el caso del alcohol puede sobreexcitar al felino, lo que puede provocar que nuestra mascota se vuelva agresiva, además de ocasionarle incontinencia urinaria. La cebolla y el ajo son tóxicas, pues los disulfidos que contienen dañan los glóbulos rojos de su sangre. Debemos tener siempre presente que el organismo gatuno no responde de la misma forma que en otros animales, por lo cual es incapaz de producir algunos nutrientes indispensables. Este faltante es compensado con los alimentos. Así que, como dueños responsables, debemos prestar atención con lo que nuestro gato ingiere. Debemos ser cuidadosos con la alimentación que damos a nuestro gato. Puede que tu mascota sea un poco golosa, y maúlle lastimeramente cada vez que huele pechuga de pollo o pescado, pero no debes ceder. Muchos gatos tienen el estómago delicado y en su vejez pueden padecer trastornos graves si la alimentación que han recibido a lo largo de su vida no es la adecuada. Esta una lista resumida de aquello que debes evitar: Existen una serie de alimentos que son extremadamente peligrosos para ellos, a continuación vamos a enumerar los principales alimentos tóxicos o desaconsejados para el gato.  
1. Chocolate
El chocolate es altamente tóxico para gatos y perros, contiene teobromina que es una sustancia tóxica que tomada en exceso, provoca aceleración del ritmo cardiaco, diarreas, vómitos, fallos sistémicos, coma y puede provocar la muerte. En los animales la teobromina se elimina muy lentamente de su organismo por lo que si el animal ingiere chocolate de forma contínua, aunque sean pocas cantidades, jamás eliminara la sustancia y cuando llegue a la cantidad que sea tóxica para su organismo, le provocaría la intoxicación. El chocolate negro contiene mucha mas cantidad de teobromina. Por fortuna, los gatos no corren tanto peligro, ya que no les interesa mucho el chocolate, pero aún asi, no deja de ser peligroso si se los das. El café y el té también producen estos efectos, aunque seguro que tu gato no los huele con tanto interés como el chocolate.

 2. Leche
 Siempre se ha dicho que al gato hay que darle leche, pero es otro de los viejos mitos en torno a ellos. El sistema digestivo del gato después de ser destetado, empieza a no tolerar la lactosa. Por ello nunca demos leche a un gato, puede provocarle diarreas, vómitos y más problemas digestivos.

3. Huesos y espinas
 Los huesos, sobre todo los de ave, se astillan muy fácilmente y eso puede provocar desgarres y obstrucciones esofágicas e intestinales. Lo mismo pasa con las espinas del pescado. Además debemos tener muy en cuenta que, los alimentos que usualmente contengan espinas o huesos pequeños, deben ser evitados casi en su totalidad, ya que pueden provocar asfixia o dañar al animal. Los huesos o espinas, suelen clavarse en el tracto intestinal y las traqueas de nuestro gato. Por ello, es recomendable evitar todo tipo de carnes con huesos, pescados con espinas y las peligrosas menudencias de pollo. Siempre debemos revisar la comida de nuestra mascota antes de servirla, con el fin de evitar que resulten dañados al ingerirlas. Es recomendable cortar los alimentos como carnes, pollos y demás en trozos pequeños, teniendo en cuenta el tamaño de la boca de nuestro gato.

4. Carnes saladas y embutidos
Las carnes saladas tienen una mayor concentración de sal que la que el organismo del gato puede aceptar y podría provocarle hipertensión y graves problemas sistémicos. Los embutidos además de sal, contienen una elevada cantidad de grasa que podría provocarles una pancreatitis. Como el salchichón o incluso el jamón. A los gatos les gusta mucho su sabor pero es preferible darles embutido de pechuga de pavo o pollo  

5. Alcohol
 El alcohol provoca una gran toxicidad, incontinencia urinaria y más problemas. Una gran cantidad de alcohol puede provocar la muerte de nuestro gato. En el caso del alcohol puede sobreexcitar al felino, lo que puede provocar que nuestra mascota se vuelva agresiva, además de ocasionarle incontinencia urinaria.  

6. Cebolla, cebolletas, puerro y ajo
 Es muy tóxica para perros y gatos. Contiene unas sustancias que eliminan a los glóbulos rojos de la sangre y provocan anemias hemolíticas y los resultados pueden ser fatales. Los gatos son aún más susceptibles. Recientemente, la compañía Gerber empezó a añadir cebolla en polvo a las comidas con carne para bebés. Fueron etiqueteadas como “con mejor sabor”. Como muchas veces se suministra comida de bebés a los gatos inapetentes (para estimular su apetito), hubo gran preocupación de que la cebolla en polvo produjera anemia por "Cuerpos de Heinz" en estos gatos. Una o dos semanas después de haber cambiado el alimento a estos gatos hubo muchos reportes de anemia por "Cuerpos de Heinz" en los gatos que recibieron alimento Gerber para bebés. La cebolla y el ajo son tóxicas, pues los disulfidos que contienen dañan los glóbulos rojos de su sangre. Produce anemia en los gatos. Su fuerte olor les resulta muy molesto, así que no tendrás que preocuparte por alejarlos de las cebollas, ellos solos lo harán.  

7. Palta
Contiene mucha grasa, sobre todo la pulpa, podría provocar pancreatitis y serios trastornos estomacales.  

8. Cafeína
La cafeína es un estimulante del sistema nervioso, en un animal la reacción es mucho mayor y al igual que el chocolate, le provoca serios trastornos en el sistema nervioso y cardiaco, vómitos, diarreas e incluso la muerte.

9. Atún para consumo humano
 El atún en si, no es un producto tóxico para el gato, lo que ocurre es que carece de taurina, un aminoácido esencial que es necesario para el correcto funcionamiento del corazón, la vista y muchos mas órganos. Si se le proporciona atún de manera habitual, al no suministrarle este aminoácido esencial, a la larga tendría serios problemas cardiacos. El alimento enlatado para gatos, ofrece presentaciones con atún, a los previamente se les ha añadido taurina.  

10. Pasas y uvas
 Pueden provocar fallos renales. Las fresas contienen xilitol, fructuosa y glucosa  

11. Productos azucarados y con xilitol
 Los productos azucarados son perjudiciales para la salud de nuestro gato y los productos con xilitol son tóxicos. Podríamos decir que la fresa, es otro alimento prohibido para nuestros gatos.  

12. Frutos secos
 Contengan sal o no, están totalmente desaconsejados en animales, provocan fallos renales, vómitos, diarreas y problemas digestivos.

13. Pescado crudo
 Además de contener el parásito llamado anisakis, que solo se elimina cocinándolo o a muy bajas temperaturas, también contiene una enzima que ocasiona deficiencia de vitamina B en el organismo. Otro problema con el pescado es que tiene espinas, y estas suelen clavarse en el tracto intestinal y las traqueas de nuestro gato. Por ello, siempre debemos revisar la comida de nuestra mascota antes de servirla, con el fin de evitar que resulten dañados al ingerirlas.

14.- Comida para perros
Los gatos tienen necesidades diferentes a los perros, toman más proteína y más vitamina A. Si tienes perro y gato y un día, excepcionalmente das comida para perro a tu gato porque no hay otra cosa, no pasa nada, pero no dejes nunca que se convierta en una costumbre. Hay gatos a los que les gusta comer comida para perros y viceversa. Si lo permitimos, estaremos poniendo en peligro la salud de nuestro felino, al igual que en el caso anterior, puesto que el alimento canino contiene menos vitaminas que son vitales para los gatos.  

15. Comida casera y/o sobras
 Muchas personas están acostumbradas a alimentar a sus gatos con los restos de la cena propia. Al hacer esto, podemos acostumbrar a nuestra mascota, convirtiéndola en una verdadera molestia a la hora de comer. Además se plantea un problema tal vez mayor, ya que le estaremos quitando complementos nutricionales necesarios para su bienestar y agregando grasas y calorías por demás. Alimentar a tu gato con sobras, perjudica su salud, ya que no le proporciona los nutrientes que necesita. Además, se puede convertir en un hábito muy molesto para ti, así que intenta no acostumbrar a tu gato a probar de tu comida.

 Fuente _ vetheath